A todos nos ha pasado alguna vez, justo cuando necesitamos comunicarnos, la batería del smartphone apenas tiene el 5% del total de la carga, porque lo usamos y descuidamos el consumo de las aplicaciones y otras funciones puntuales. Pero poniendo en práctica los siguientes trucos, podemos ahorrar energía o aprovechar al máximo la poca que haya.

Brillo de la pantalla – Mantenlo al 30-40%, ya que es una de las funciones que más energía consume.

Tiempo de espera – Reduce al máximo el tiempo de espera para que la pantalla pase a stand by rápidamente.

Apaga el Wi-Fi – Hazlo cuando vayas por la calle o el teléfono estará buscando redes Wi-Fi todo el tiempo, consumiendo energía innecesariamente.

Apaga el Bluetooth – A menos que estés usando unos audífonos o speakers con esta tecnología, lo mejor es mantenerlo apagado.

Giro automático – Resulta muy cómodo a la hora de escribir o mirar un vídeo, pero si la betería de tu teléfono está muy baja, desactiva esta opción.

Borra aplicaciones – Si no la estás usando ¿entonces para qué tenerla? Una aplicación ocupa espacio y consume energía importante, aunque trabaje en segundo plano.

Vibración – La vibración del teléfono avisa una llamada, mensaje o notificación, pero si la batería ya está en números rojos, desactiva este modo para alargar la energía un poco más.

Usa baterías originales – La mayoría de las veces las baterías genéricas no tienen la misma calidad de las originales, lo cual perjudica el rendimiento del teléfono y eleva el consumo de energía.

Anticípate a la carga – No hay necesidad de descargar completamente la batería para cargarla nuevamente, si está a la mitad, es buen momento para conectar el teléfono.

Como bonus, podemos agregar que poner el teléfono en modo avión mientras cargas la batería o cuando ya te vayas a dormir, alarga la vida útil de la misma.